Ya veremos

En la excelente entrevista realizada por Cristina Fanjul a Martín Amis, publicada en este periódico, el escritor afirma que no todas las culturas son iguales, porque algunas son moralmente superiores. También a mí me lo parece, por más que cultura sea un término abierto a diferentes definiciones, aunque no a todas. La cultura del ojo por ojo se vio superada por otra superior que es la del perdón. Los logros culturales europeos, que suelen ser además logros éticos y del espíritu, no impiden monstruosidades como el nazismo, pero, al menos, millones de personas lo perciben como algo monstruoso, como la desviación del camino correcto. En conflictos de convivencia no importa en qué dios crea nuestro vecino, sino cuál es su percepción de humano. El gran jefe indio Noah Sealth escribió una carta al presidente Franklin en respuesta a su propuesta de crear una reserva: el murmullo del agua es la voz del padre de mi padre, escribió este Dersu Zala siux, portavoz de una ancestral cultura oral: Después de todo quizá seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizá el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Respetemos lo que nos respeta. Contruyamos una cultura que no sea un mero amontonamiento de siglos, sino una proclamación de la dignidad del hombre, desde los actos no sólo con palabras; una cultura del diálogo frente a la ira. Pero existen jerarquías morales. Dime qué entiendes por prójimo y te diré si nuestra cultura es la misma o si son compatibles. En dicha carta del jefe indio hay ecos de Homero, Séneca, San Francisco y los actuales movimientos de defensa medioambiental. Dónde está el matorral? Destruido. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Termina la vida y empieza la supervivencia. Quizá vienen tiempos duros. Ya veremos.

AL TRASLUZ
Eduardo Aguirre
Diario de León
29 Nov 2007

No hay comentarios:

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...