4

Jaja, si es que son cuatro cosas, pensé
Cuatro salvavidas que evitan el naufragio
Humildes, sencillas, fuertes
Cuatro asideros del alma
Para el alma

Y después pensé que una vez fui mentiroso
Que cambié vanidad por verdad
Pero no importa. Borraré el historial
O lo negaré
Ya me elegí el rumbo de hoy
Son las tres y media
Una canción mas y empieza el día
Cogeré la mochila
Esas cuatro cosas

Y la contundente decisión de ser feliz



___

Y al terminar de escribir esto saltó Freedom Run de Kyuss

Y después I am a passenger de Iggy Pop
Y después Guayaquil city de Mano Negra
Y después Wonderwall

Maracanda y yo


Normalmente tras una larga noche de fiesta y borrachera en la que se suceden múltiples acontecimientos te despiertas en tu cama (o donde sea) con la sensación de no recordar muy bien qué exactamente pasó. Entonces le das unos minutos a tu cerebro para que se adapte al nuevo contexto que sobreviene al sueño y que así los recuerdos empiecen a fluir.


Eso es lo que hice esta mañana. No había salido de fiesta pero sabía que por la noche había tenido actividad como sonámbulo. Una de esas noches en las que algo, que no soy yo, se lo pasa pipa a costa de mi cansancio y de mi mismo.

Ya con los ojos abiertos pensaba qué podía haber hecho mientras no era yo. Busqué pistas en el desorden de la habitación, algún objeto roto, algo cambiado de lugar, luces encendidas etc. Entonces un ínfimo recuerdo me asaltó: había escrito algo en el móvil. No era la primera vez y no creo que sea la última que escribo algo totalmente dormido, tanto en el móvil como en papel. Con trabajo (y con intriga y emoción) cogí el teléfono de la mesita de noche y me decidí a comprobar la bandeja de mensajes borradores. Había varios pero el último databa del 25 de octubre. 5:59 de la mañana. Tuve que pensar si realmente hoy era día 25. Lo era. Accedí y vi una sola palabra, una palabra desconocida, exótica. Sonora pero frágil, como de diosa antigua. Nueve letras de total enigma. Había escrito la palabra Maracanda.

Me levanté perplejo, jodido, sin ganas de desayunar. Atónito, en una palabra. Entonces pensé en consultar a Mr.Google, ese especie de Dr. Know millonario pero que no mola tanto, para ver si me arrojaba un poco de luz. Éste me llevó a un blog o una página de historia...

Maracanda fue una antigua ciudad persa situada en las orillas del río Saravsan. Fue una de las ciudades más antiguas del mundo aún habitadas. Próspera, se localizaba en la ruta de la seda entre China y Europa y llegó a ser de las urbes más grandes de Asia Central. Fue conquistada en el 329 AC por Alejandro Magno. Dicen que la ciudad se opuso ferozmente a ser sometida pues contaba con fuertes defensas.
Hoy Maracanda es Samarcanda, la tercera ciudad más grande de Uzbekistan. Medio millón de habitantes, patrimonio de la humanidad por la UNESCO...

Todo esto estaba guay, quedaba misterioso, sería una buena historia para el blog. Pero pensé que no tenía mucho sentido. La palabra podía haber estado alojada en mi subconsciente desde hace meses, o años y podía no tener relación con la ciudad persa.

Así que, pasadas ya unas horas, aún son muchas las teorías que se agolpan en mi cabeza:

Una: la más peliculera. Maracanda es mi destino. Debo peregrinar a Maracanda. A lo alquimista, no me convence nada.

Dos: soy la reencarnación de uno de los reyes que cagaron en un trono de oro en Maracanda. Tampoco.

Tres: Maracanda es un punto de inflexión en mi vida y a partir de ahora todo irá a mejor; o a peor.

Cuatro: Maracanda es una cumbia caribeña que se coló en mi subconsciente en la última noche de juerga

Cinco: Maracanda es como yo llamo en la intimidad de los sueños al Aleph de Borges. Tanto escribir sobre caos y movidas de esas me está afectando el cerebro.

Seis: Se está rodando la segunda parte del Show de Truman. Y yo soy Truman Burbank. Los guionistas deben estar pensando en introducir pinceladas de misterio exótico.

Siete: En algún idioma ignoto Maracanda significa "ponte a trabajar". No la descarto

Y así indefinidamente. Las posibilidades son variadas. Maracanda puede ser mil cosas. Puede ser incluso una broma de algún ser cercano que posea ciertas nociones de historia. Puede ser un bar de Oviedo, Gijón o León. Un programa de quita y pon de la Sexta o una banda de grindcore.
Pero finalmente no me parece nada de eso. Creo que es mucho más sencillo. Tras darle muchas vueltas creo que Maracanda es la terca reiteración de mi subconsciente. Harto de ser algo difuminado, nebuloso o indefinido ha querido presentarse, eso sí, cordial y elegantemente, a través de un mensaje de texto.


Fíjate qué cool



Caos, fractales, sueño


Da vértigo el abismo del pasado

Ir a un punto
Volver
Derivar en un entramado de hipervínculos

En esos viajes mentales

Se exprime la savia de los momentos
Se paladea el humor agrio
De algo que ya no está
Tan sólo en la memoria
Tan solo en la memoria
Tan solo en esta vida
Creada para la masa, por la masa

Todo lo ideado en el periodo kubrickiano
Del hueso y la nave
Sirve de poco
Si no se ha desarrollado la moral
La estimación del sentir
O la belleza de las palabras
Que no son otra cosa
Que la tosca representación de las ideas

¿Y cómo definir el caos
con tan deficiente sistema?
El caos sólo se representa en sueños
La terrible pesadilla del caos
Es un recurrente en las noches
Un torbellino vertiginoso
Una guerra silenciosa
En el vacío del cosmos
Esto sólo son palabras
Sentirlo es otra cosa
O soñar que lo sientes

Resulta curioso darse cuenta de la ironía
Lo más interesante
Sucede dentro de los sueños
El sueño
La sala de estar de la vida
Ese ámbito donde se potencian los valores
La belleza
La tristeza
El miedo
La pasión
La alegría
La ira
La muerte
La vida

(Con suficiente poder
Instaría a vivir soñando
Y creas así una civilización
Nueva
Limpia
En la que la palabra evolución tuviera sentido)

Pero cambiar el sistema
Exige cambios individuales
Otra vez la masa
El montón
Toda esa algarabía del caos
Impedimento
Complejidad
Rabia

Me pregunto cómo será
Haber pasado por todos los estadios
Y comprender
De qué va todo esto
Positivamente
Presiento que seremos
Enormes bolas de nieve
Bajando laderas
Hasta alcanzar el río de Heráclito
En lo más profundo del valle
Quizá la eternidad
Quizá un cementerio
O quizá otro útero

Y resetear
Sin saber nunca qué fuimos


Entonces el Olvido

Sí sería algo primigenio
Natural
Inevitable
He ahí la belleza de lo triste
La voluptuosa textura de las lágrimas
Me río de la belleza
Porque la belleza es una puta

Desanimado ya
Después de tantos descartes
Evolución
Palabras
Recuerdos
Masa
Revolución
Me consuelo al recordar
El afortunado antídoto
De los sueños
El refugio
Hacia él voy
En estos momentos
Aislando fuera esta chifladura
Mi pensamiento último
Esta catarsis
Que terminada aquí
Sería un fracaso
Pero terminada aquí
Será un reto satisfecho

De más de cien versos

A Spence

Home Marin. Capitulo uno_ (mano a mano)


Jorge y yo componiendo un tema esta misma noche

Café y cigarrillos,
vamos a quitarnos un peso de encima.
Noche huérfana.
Es noche sin luna,
de aquellas que escribo tan solo pretextos,
porque la noche era cerrada, sin escapatoria.
Picasso a la palestra
Tiene palabras para su lienzo,
no tiene tema, pero tiene que hacer algo.

La nada, el indomable folio en blanco,
el reto de saber sin contestar,
la osadía de expresar algo que los demás entiendan,
el vértigo a caer a la nota de a pie
La saliva sin tragar, el moribundo, su trabajo pendiente,
el fluido de dos ríos de tinta
La creación paralela de sólo dos cucharadas de azúcar,
el crepitar neuronal, el instintivo golpe de la mente
Que fluye en este dulce cauce de afluentes,
Como dos orquestas de ruido, cortejos para nadie.

Y al fin, la luz.

La moneda áurea en el fondo del río
El principio del fin
La respiración después de la asfixia
El ultimo trazado inerte de un pupitre a la deriva.
…Pero las musas no han venido,
habrá que olvidar la mitología esta noche.
Tendremos que olvidarnos de pensar al menos,
Que la gente se ha embaucado.

¿Y recurrir a términos malsonantes?
Puta, semen, sangre.
No

¿Y recurrir a términos más elegantes?
Bella, fruto, agua.
Tampoco.

Recurriremos a los recuerdos
La materia prima de la nostalgia
(Recuerdo coca cola saliendo de los grifos
Recuerdo un pueblo lleno de ecos
Y la inmensidad de los días)
(Recuerdo los maizales, las heladas,
los contadores de luz como maquinas del tiempo)

El removerlos pacientemente
hasta crear el sepia de las tardes.
El granulado de las tristes

Y empezar a crear la casa
Recuerdo sobre recuerdo
Hasta entender donde nació mi cobardía.
Cuál fue el último dictado que he escrito,
en cuál me ha tocado abrir una caja de tizas.

Y así, con los recuerdos como alas
subí a las nubes a desentrañar los misterios,
que son las primeras hojas del otoño
El principio del resto de la vida.
Me enseñé, a tocar la corteza de un tronco caído,
a apagar el incendio de tus ojos callados…
Me enseñé, en definitiva, a sentir.
A saber que la felicidad es un tic sin tac
Un momento huérfano.
Café y cigarrillos,
Vamos a quitarnos un peso de encima.


Jorge Maseda
Tin



"Si tienes alguna cosa que decir y no la dices con el exacto y preciso lenguaje con que tiene que ser dicha pues de alguna manera no la dices o la dices mal"
Julio Cortázar




Lo hondo, lo vasto, lo bello


"Lo más impredecible es lo que vas a pensar a continuación

ahora que ya te has gastado todos los puntos seguidos

porque todo absolutamente todo cuenta

el primer tema es el tema del miedo es el tema
de las dos miradas que cruzan a mitad del ojo
el tema de las dos miradas que se cruzan sin verse

dando simplemente la sensación de un encuentro
que no se ha llevado a cabo como si una bala
pasara cerca del hombro y dijéramos casi mientras
sentimos una ligera vibración en el aire un silbido
plateado casi un temblor helado un mal de ojo
que nos envuelve sin dejarnos reaccionar

y emergemos perplejos y emergemos hastiados
de tanto hablar en lenguas

pero igual gracias por preguntar

gracias por registrar con esmero las insoportables
diástoles de la pasión insoportables

no sabes lo hondo lo vasto lo bello que es"

Una sucesión de amaneceres___Mario Montalbetti

Poema completo

Apuesta


"Sé que ya nada va a ocurrir

Pero ahora estoy contra las cuerdas

y no veo ni una forma de salir

Pero voy a apostar fuerte mientras pueda

...

Perdí mi apuesta

Es la deuda que tengo que pagar
Y ya no tiene sentido abandonar"


Héroes del silencio___Apuesta por el Rock´n roll

Imposibles


Quise imposibles
Quise una playa imposible
Una playa silenciosa
Sin el tic tac de las olas
Sin la vigilancia de las gaviotas

Al final vi que no era la playa que quería
Pero ya daba igual, tenía prisa


Y me fui

El peso de la memoria

Cómo decirlo. Es la acumulación de años. Entendedme, es la acumulación de los años. Llega un momento en la vida de las personas en que echan la vista atrás y ven una larga cola de años, de hechos, de sucesos. Metafóricamente sería una especie de sombrero o de gorro porque es algo que se lleva sobre los hombros, sobre la cabeza. Quiere decir esto que cada día que pasa el individuo está soportando esa larga cola encima de sus hombros, que no deja de alargarse con la vertiginosa cotidianeidad diaria. Sólo el olvido aligera el peso que soportamos. Bueno, el olvido y la serenidad, el saber estar. ¿Qué hay en ese gorro, en esa cola? Reúne todos los hechos positivos y negativos, los logros, las pifias, todas las pérdidas, los encuentros, los viajes, los tiempos muertos, los momentos memorables, la lluvia, el sol, todo. Reúnelo y tendrás un gran y pesado sombrero que soportar. Pero claro, a eso hay que sumarle el trágico peso de la historia: las guerras, las muertes, masacres, las injusticias, el estúpido currículum del hombre humano demasiado humano que queda inevitablemente impregnado en la memoria de cada individuo. Algunas movidas se arreglan sobre la marcha, se remiendan con más o menos pericia y aligeran la carga. Pero hay pesados bultos con los que nada se puede ya hacer, lastres que soportar hasta el final, imborrables marcas. Por eso, cuando me miro en el espejo no veo a un chico de veinticinco años con incipientes canas y mirada perpleja. No, veo cicatrices del pasado, un archivo desordenado y polvoriento, una larga acumulación de hechos, pensamientos y sentimientos. Un gigantesco y pesado gorro.

But before tomorrow



Supersonic___Oasis


El mejor momento del final del final
es aquel en el que se termina,
justo antes de empezar el principio del principio.

Los motores,
la revolución,
la reconquista,
el verdadero amor,
saber que el camino que empieza
sale de nosotros mismos.

La decisión de cambiar las cosas
sin posponer la misión con dos palabras:
"Mañana, mañana".

El momento sagrado del presente.

La sangre


"You need to find a way for what you want to say
But before tomorrow
"


Máquinas


El otro día un hombre murió atropellado por un coche. En realidad, murió atropellado por otro hombre que conducía un coche. Lo curioso es que ambos seres humanos iban borrachos y ambos por el medio de la carretera. Es difícil saber de quién fue la culpa.

Pensando y pensando llegué a la conclusión de que el hombre tiene la culpa, por construir la máquina.
El hombre casi siempre tiene la culpa de todo.

Hace media hora, dando un paseo, me crucé con una vecina, una risueña señora desdentada y con voz estridente y me paré a hablar. Tras el tema del clima ("qué sol, qué bochornazo todo el día") surgió el tema del atropello y ella se moría a carcajadas cuando le aporté nuevos datos sobre el asunto: los dos hombres estaban ebrios. Tras el singular ataque de risa pensé que o la señora era muy risueña o que la muerte es muy frívola a veces. Da igual, la mujer pertenecía, como yo, a la raza humana, la misma que crea máquinas, ésas que están para bien y para mal.


Con el tiempo los dos nos olvidaremos del tema.

Palestina II: Nablús, la ciudad fantasma



Documental de Alberto Arce y María Moreno

Licenciada en Filología Hispánica

Yo Chomskeo.

¿Tú Chomskeas?


Estoy casi seguro de que eres licenciada

A mi Tefi

Escuchándome





Pocas veces elijo escucharme a mi mismo en vez de escuchar mi música. Esta noche me interesa lo que yo pueda revelarme, aunque mañana resulte mentira, aunque mis otras voces resulten traidoras o farsantes.

Soy de los que piensan que hay que aprovechar todas las ocasiones de conocerse a uno mismo.

¿Los demás? Los demás no pintan nada aquí. Esto es una partida de ajedrez. Harry Haller contra su lobo. Los demás ya comerán del pastel cuando todos creemos un molde escuchándonos.

Bien.

La larga estela que arrastramos para algunos es inalterable, para otros es modificable y para mí depende del cristal con que esté observando este extraño mundo.

Los profetas se mueren de hambre, los pudientes de ignorancia, los tontos de ignorancia también, pero de otra, de la práctica.

Hay de todo en la viña del señor, y yo no me río de nadie, porque todos bebemos de la viña y todos somos borrachos a nuestra manera y todos acabaremos muriendo de una forma o de otra. Pero, sobre todo, porque creo que la viña no tiene tal señor.

Con suerte (que ni se compra ni se gana) seremos octogenarios o nonagenarios pero la longevidad no nos quitará de morir ahogados en un mar de tristeza.

Y es que en días soleados de cielo negro o en negras noches de Septiembre tengo la horrible certeza, el fatídico augurio de una muerte triste.


Por la estela, por la insorteable estela.

Inclemencias



Te veré

Llueva o nieve
(le dije)

Es más

Te sentiré aún sin verte
Cuando la lluvia o la nieve
Mermen mis sentidos
(pensé)

6th Avenue heartache



"Sirens ring, the shots ring out

A stranger cries, screams out loud
I had my world strapped against my back
I held my hands, never knew how to act
"

6th Avenue Heartache___ The Wallflowers
video

Viena

"Me niego a seguir más tiempo encerrado en esta habitación de un hotel al que no has venido.
No voy a buscarte.
Voy a dejar este chisme grabando el ruido de las herraduras cuando pasan los coches de caballos a casa de Mozart.
Hasta que se acabe la cinta.

Lo dejo todo encima de la mesa.
Tu foto.
Mi pasaporte.
La llave de nuestra habitación.
Voy a dar una vuelta por las calles de Viena.
Una vuelta muy larga. No tengo prisa.

Viena es mi ciudad.
Cruzaré el Danubio.
O quizá ni siquiera lo cruce"

Cruzar el Danubio___Ignacio Carrión

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...