Silencio cosido al silencio (poema rescatado)



Cuando voy
me quito las gafas
y abro mucho los ojos,
me despejo el flequillo
de la frente
y sonrío o me meto
muy serio dentro de tus ojos mates
para que se encienda la luz
y saltes de un portazo
a la realidad donde yo habito.


Mis intentos son de niño,
más del deseo que de la ciencia.
Tú andas muy lejos,
paseas en un limbo de vacíos.
y a veces vuelves
si sonríes sin voluntad
pero con una convicción
que guarda la esencia
de tu alegría abismada.


La lejanía y la lucidez
son compañías bastardas
en tu viaje por lo transitorio.
Ahora eres una anciana,
ahora eres una niña,
ahora no eres nada.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Bob y yo