Corriente de insomnio bajo el Bernesga

 *

Anoche
el río que pasa por León
se llamaba Insomnio.
En cambio, el trueno
sobre el tejado
aquí en Pucela
era, sin duda, un hierro escapado
del Pisuerga.

García Madero, era el peatón infrarrealista
caminando por el Distrito Federal
de mi memoria.
Mi vida era olvido,
un lienzo de nieblas
donde se esconden los detalles
y se mixturan nombres, fechas,
lugares, sueños.

Lo esencial anoche fue dormirse
como una pantera asustada bajo el bochorno de la tormenta,
poco a poco,
cerca de nada,
completamente
a tu lado.



*La fotografía está sacada del blog Paseando por León

No hay comentarios:

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...