Venus


Ayer
Venus apareció de forma única
prendido de un cielo metálico,
en algún punto del sur.
Él subía la cuesta afanosamente,
sin querer saber nada
de los extremos que estrangulan
el presente.
Se despidió del planeta,
elegante
como un faro
que alumbra las montañas.
Juró solemnemente
jamás olvidar
ese pensamiento agazapado
tras sus párpados.

No hay comentarios:

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...