1 abr. 2014

Memoria

El gran daño es saltar
tóxicamente
entre dos percepciones,
el choque incontrolado
que violenta
los momentos de equilibrio.

El hombre en su camino
lleva a cuestas
el terror y el paraíso.

El olvido es una navaja
con mango de navaja:
raja la misma mano
que apuñala.

Esto es ser una persona:
temblar mientras siente
el frío en las cloacas;
sudar cuando es verano
y las tormentas de agosto
basculan su bochorno
sobre los campos.


No hay comentarios: