Señal de radar

Lancha en Catembe

En algún momento,
en la mistura sutil
de olor a cuero
y perfumes anónimos,
en mitad del ruido de una botella que cae,
surgiste -leve pero exacta-
generando una señal de radar,
un ahora.

Entonces
volvieron a mí
aquellos dos o tres momentos elementales,
esa vida concentrada
que tiendo a extraviar
bajo el sustrato
de los días. 

Volvieron
      recuerdos,
              sensaciones
                      sentimientos

Y el resto fue
como un camino de vuelta,
dejarse llevar,
la hipnosis de una marea que se mece
en todas las direcciones
hasta desaparecer...


Comentarios

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Bob y yo