Fin de algo (Puerto de montaña)


Y por fin, un ultimatum de la vida y el cuerpo: la necesidad vital de renovar toda una estructura anticuada que se mantiene trémula y dudosa como una figura que se va deformando en las efímeras nubes.

Otro fin de ciclo, un poco más de masa corporal y una infinidad de caos al peso que gesticula y corrompe vilmente los días, todos, con azares caprichosos y cefaleas de libro de texto. Ni el consuelo de los espejos en los libros ni las formas estimulantes de la traidora música consiguen elevar esta carga forjada en años y años de estatismo en cama de uno noventa, MacBook blanco (con todo su universo de varicela y picores) y una más que cuestionable personalidad labrada en las transacciones que a veces, a golpe de finiquito, se dan en estos finales cíclicos y sosegantes.
Llegó el calor y con él las lágrimas de fuego resbalando pesadamente hacia las comisuras, los tibios dolores de muelas y de corazón, las sofocantes madrugadas de triste deshielo.

El olvido, sudoroso y exhausto, coronando las cimas nevadas de la memoria.


8 comentarios:

Neuroscopetrix dijo...

¿Podría poner las letras más grandes? Es que soy cegata y no me entero de nada.

Neuroscopetrix dijo...

No. Ahora lo veo demasiado grande.

LatitadeAlmendras dijo...

ay tin, te confieso que la mitad de las veces no entiendo nada de lo que cuentas.
que lástima.

mua

LatitadeAlmendras dijo...

ok, entonces no iba muy desencaminada.

´´animo y suerte con el estudio.

besito!

Elisa dijo...

Cambios calurosos, sí...
Procura agarrarte al ventilador y dar unas cuantas vueltas!
Y por favor no cambies las letras, que a mi me gusta este tipo así tan entrañable, como de máquina de escribir.
Un besino

Anónimo dijo...

Fin... principio. Estas a punto de saltar al vacio del final de una etapa, pero tendras suerte, seguro!
Junio siempre es emocionante y doloroso, pero todo pasa, Oh!

besin

BLIS dijo...

los dos ultimos parrafos, chapó
cabronazo, parece que te inspira la epoca de examenes, seras como yo, que por no estudiar divago mejor que de costumbre

Sphynx Red dijo...

Qué ganas de que todo acabe y qué miedo cuando pasa

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...