La necesidad de ser libre


-Conocerme no me interesa tanto -dijo sencillamente.

-Lo sé - dijo Marcela-, pero eso no es tu objetivo, es un medio. Es para liberarte de ti mismo, mirarte, juzgarte; ésa es tu actitud preferida. Cuando tú te miras, te figuras que no eres tú lo que miras, que tú no eres nada. En el fondo, tu ideal es ése: no ser nada.
-No ser nada -repitió lentamente Mateo-. No. No es eso. Escucha: yo... yo querría apoyarme sólo en mi mismo.
-Sí. Ser libre. Totalmente libre. Ése es tu vicio.
-Eso no es un vicio -dijo Mateo. Es... ¿Qué otra cosa quieres que haga?
Estaba fastidiado: todo eso se lo había explicado cien veces a Marcela, y ella sabía que era eso lo que más le importaba.
-Sí... si no tratara yo de retomar mi existencia por mi cuenta me parecería absurdo existir.
Marcela había adoptado un arire risueño y obstinado:
-Si, sí... ése es tu vicio.
Mateo pensó: "Me enerva cuando se hace la traviesa". Pero tuvo remordimientos y dijo dulcemente:
-Eso no es un vicio: así es como soy.
-Si no es un vicio ¿por qué los otros no son así?
-Son así, sólo que no se dan cuenta.
Marcela había dejado de reir y tenía un pliegue duro y triste en la comisura de los labios.
-Yo no tengo tanta necesidad de ser libre -dijo


La edad de la razón___Jean-Paul Sartre


Comentarios

LatitadeAlmendras ha dicho que…
¿sabes? me ha resultado familiar esa conversación, no así tal cual, pero tu sabes.

un beso!

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Bob y yo