Tinieblas

Déjate de tinieblas, ven, despeja
el cielo que transportas en las manos

Julio Rodríguez (Contraveneno)

Como un mago o un cocinero
transformo la realidad
aunque la mayoría de las veces
la operación sea más una guerrilla
de traumas y moratones
que un festín de beneficios
a detectar en las sonrisas

Soy egocéntrico por imperativo,
consciente por voluntad,
técnico de mantenimiento
de este cuerpo y de las almas
que lo rodean.
Mis armas se configuran así.

Cuando se apagan las luces
mi fuerza se alimenta de la oscuridad
o de algún piloto despistado
- faro estático de nuestras noches -

Cada uno es como es y
así soy yo.
Pero tú déjate de tinieblas:
reparte por ahí el cielo que transportas
en tus manos.
Deja ya de una vez que la luz
que lo habita todo
se distribuya por el laberinto
de tus sueños

3 comentarios:

LatitadeAlmendras dijo...

Así eres tu y así te quiero yo.

Qué trabajito nos cuesta escapar de las tinieblas y dejar que la luz ilumine.

Me encanta que andes por aquí de vez en cuando. Continua, por favor.
Y tenemos pendientes dedicarnos un ratito, eh?

Mua! niño guapo!

Isra dijo...

No creas conocerte tanto y tan bien, a veces hay grandes sorpresas ;)
Y estoy de acuerdo, quien transporta luz, cielo, alegría, belleza, etcétera etcétera, debería repartirlo, compartirlo, mostrar un camino a veces tan complicado...

Salud amigo.

IM dijo...

Hermoso.

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...