Musa




Caminas por la habitación
y te sigo con la antena
de mi mirada y pienso
que con tu cuerpo delimitas el mundo
de un modo absolutamente bello
y que el aire debe poder recordar
las ecuaciones de tu olor
y tus trazos al dibujar
un diagrama de amor en el vacío
y que mi insoportable levedad
a veces se hace sólida
cuando respiras a mi lado
y nace la vida, también,
como una explosión
al otro lado de tus pupilas.
Entras y sales bombeando
mi poesía,
juegas a ser la musa de la habitación,
de este poema abandonado.

2 comentarios:

Helenaconh dijo...

"el aire debe poder recordar las ecuaciones de tu olor"
qué maravilla

LatitadeAlmendras dijo...

que afortunada tu musa de serlo

Mua!

ay, niño!

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...