Mi sueño de Europa


"Aún más problemático me parece el último de los grandes acontecimientos que van a celebrarse este año: el descubrimiento de América por Colón. Las consecuencias de ese descubrimiento -si es que fue tal cosa- tampoco admiten diminutivos: se exterminaron pueblos, se destruyeron culturas avanzadas. En nombre de Cristo se asesinó, se torturó y se saqueó. Los supervivientes se vieron reducidos a esclavos privados de derechos. !No hay nada que celebrar¡

[...]
El hombre blanco solo cuenta sus muertos, no los de los demás. Sólo tolera sus propios criterios. Desde que la doctrina cristiana ha ido perdiendo agresividad, la nueva oferta del hombre blanco se llama democracia. Se trata de un artículo para la exportación. Que se ofrece gratis. Con él y su complemento, la economía libre de mercado, el hombre blanco pretende hacer feliz al mundo entero. Pero nuestro comportamiento de cara a los estados del Tercer mundo se basa en la explotación, y francamente es un mal ejemplo. Donde la miseria es la tónica de cada día, se hace difícil pavonearse con catálogos de derechos humanos impresos a todo color. Hacer propaganda de nuestro ordenamiento democrático en las chabolas de Calcuta o Río de Janerio sería burlarse de la miseria que impera allí.
[...]
La humanidad ha vendido su alma una vez más a una verdad única en la que hay que creer por fuerza. Y esa verdad dogmática, proclamada a bombo y platillo nada más acabar la guerra del Golfo, será la clave del nuevo orden mundial. Ni hablar de una tercera vía. Están prohibidas las utopías.
[...]
Pues bien, mi sueñecillo de Europa empieza con una ceremonia fundacional en la que, nada más empezar, se alivia la carga de los estados del Tercer Mundo condonándoles la deuda externa [...] Además, los miembros se muestran dispuestos, en pro de un nuevo orden económico mundial, a garantizar a los países del Tercer Mundo, ahora libres de deudas, igualdad de oportunidades a la hora de competir en el mercado, para que su fe infantil, recién adquirida, en la economía libre de mercado no salga perjudicada.
[...]
Mi sueñecillo se hace cada vez más bonito: ahora hasta resulta que todos los estados de Europa unida deciden renunciar, de la noche a la mañana, a sus masivas exportaciones de armas. Nunca más se emplearán las innovaciones de la tecnología para obtener beneficios.
[...]
Pero mi sueñecillo no se ha acabado aún. En él, la cultura no es un asunto reservado a los congresos, sino que florece durante todo el año. Ahora nos damos cuenta por fin de la riqueza y variedad que atesoramos y de lo estúpido que era buscar sólo la unidad económica. ¡Fijaos en cómo ha decrecido la producción de basura desde que se nos ha pasado la fiebre comunista! ¡Mirad qué hermosas son nuestras ciudades ahora que nadie utiliza el coche para desplazarse! ¡Mirad cómo la naturaleza nos agradece nuestros esfuerzos! Los ríos y los lagos levantan cabeza. No hay mareas negras amenazando nuestras costas. Los bosques, que ya dábamos por muertos, se están renovando. El problema de las drogas es cosa del pasado. Y parece que hasta el agujero de la capa de ozono va a cerrarse sobre nuestras cabezas…"


Mi sueño de Europa___Günter Grass___Artículos y opiniones

No hay comentarios:

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...