Sucedáneos


Hace mil años, cuando llegué a esta ciudad, me sentí abrumado por la inexistencia.
Si no existe, nada existe.
Y realmente no existía. Vi que la orografía determinaba mis ánimos. Sentí que podía tocar el horizonte árido y serpentino con la punta de los dedos, alcanzar los cerros ralos y borrarlos de una bofetada que devolviera su porción de azul marino al cielo azul celeste. La ciudad era, y es, un recinto absurdo y desolador, un circuito de risa que en media hora podría recorrer si aceptase hacerlo tragándome la pesadumbre de visualizar un travelling de lo baldío. No es sano correr con los ojos cerrados.

Hoy ya casi da igual. El mar no está, no lo percibo en los pulmones. Ni en la distancia siquiera.
Pero todo tiene arreglo en estos tiempos. No hay mar, no, un capricho de Pangea cuando se desperezó hace algunas eras. No siento nada, ni las vibraciones de su oleaje, ni su espuma, ni sus atardeceres, pero tengo la suerte de tener el tráfico siempre que lo necesito. Un sucedáneo fácil. Chapuzas para males endémicos. Menos en ciertos momentos de la madrugada, en que lo que veo a través de la ventana no se parece a nada más, siento la serenata del mar que ruge y se balancea allá a lo lejos, aquí mismo, aunque en verdad no esté más que en la imitación involuntaria e irónica que a veces se produce en el mundo. Porque sí, el tráfico es como el mar, una sucesión de sucesiones, las olas, los coches, el tráfico, la marea, los motores, el vaivén del agua llegando y marchando. El imparable ir y venir reflejado en todo y en nada. Sí, los coches son bellas máquinas, atroces, peligrosas.
Y el mar era una máquina bella.
Una máquina muy muy bella.


9 comentarios:

Elisa dijo...

Tin...
comparar el mar con el tráfico...
eso es traumático,
pero aún así te quedo un texto muy bello. Creo que he conseguido ver olas en la castellana a hora punta...
muchos besos acuáticos

LatitadeAlmendras dijo...

el mar muy bello...el tráfico no tanto

un beso

manumara dijo...

Muy bien, me ha llegado al alma. Yo también tengo el mar pegado en la memoria, calado en los huesos, pues con mar me hice mozito y al mar le ofrecí muchos de mis conjuros. Y ahora tengo tráfico a mi alrededor. Si no me escapo unos días de este verano a la playa para remojar las branquias me muero. Muy bueno el texto ;)

Anónimo dijo...

Yo no sabía lo que era percibir el mar en mis pulmones todos los días.¿Moriña?¿Qué era eso?
Ahora no lo cambio por nada del mundo.
Cada día un color, un olor, un sentimiento...
Cambiaré de lugar pero ten por seguro que tendrá mar.

Muak

Algún día visitaré el mar que se veía desde tu cama ;)

JORGE MASEDA dijo...

RoberTIN, cada vez que entro en tu blog me doy cuenta de que aún hay mares que comparar, aún hay trafico en los que pegarse un chapuzón,me doy cuenta casi siempre y (entre tu y yo) que tu eres el que escribe y yo el que piensa qué escribir, realmente un texto muy bueno, me ha encantado, saludos hermano!

Sphynx Red dijo...

Por qué será que siempre queda el sonido del mar cuando no hay nada

BLIS dijo...

el mar es la expresion mas clara d algo que se mueve, vive, avanza... Es algo vivo, y tiene algo de mecanico tambien. Y es bello, muy bello. Antagonico a la ciudad. No se si me estoy expresando bien, pero ando espeso. En fin, que me ha gustado mucho, y me ha traido recuerdos... buenos recuerdos.
1 abrazo

Herzeleid dijo...

Te leo muy pero que muy Alberti hoy. "¿Por qué me trajiste, padre, a la ciudad?"

Yo en otra vida debí de ser un pez, porque lo adoro, y lo añoro de la peor forma: como si alguna vez hubiera pertenecido a su ámbito.

Herzeleid dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...