De lo común y lo propio



Va finalizando esta historia.

La hoja de guarda es exactamente
vestigio y símbolo del universo naúfrago
que desde hace un tiempo
sólo me pertenece a mí.
Hace ya mucho también
que derivo en un mar de parcialidad,
que los puntos de unión
-muchos pero etéreos-
soportan estructuras distintas,
aisladas por el tiempo y sus efectos.
Hoy toca definitivamente
romper el teatro de la ausencia,
emprender acciones que nos devuelvan a la pureza,
a los territorios vírgenes del alma.
Hoy toca hacer la maleta y huir a las ciudades,
esas en las que nuestro amor no estará jamás


4 comentarios:

Von Kant dijo...

"Hoy toca hacer la maleta y huir a las ciudades,
esas en las que nuestro amor no estará jamás"

Definitivamente es lo que toca.
Cada dia escribes mejor, máldito!!

un besin o muchos.

Elisa dijo...

Cuidado con esas ciudades en las que el amor no estará jamás..
por qué huimos de lo bello?

has estado de capa caída, que lo sé...dracula mio, yo también...
levanta el vuelo!

Vanity dijo...

Parece una carta de despedida, espero que solo sea un cambio de ciclo (nada menospreciable, claro). Creo que tu época introspectiva está dando muy buenos frutos y tu trabajo ganando solidez.


abrazo

Herzeleid dijo...

Nunca te has planteado publicar un libro de poesía?

Mi examen aun no ha sido, es el día 22... Tu ya sabes la nota del tuyo? Bien, no? Repitió examen o fue totalmente distinto al otro?


Abrazos

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...