Sin concesiones


Algo pasa con este tiempo sin concesiones,

con esta noria de intensidad furiosa y salvaje.
Por otra parte son delicados sus satélites
y de ecuánime belleza las marcas de arena y espacio
amontonadas apocalípticamente
en los vestíbulos,
delimitadores de esta orilla
definitivamente efímera.
Pecados y faltas, errores añejos,
todo eso ya está formado.
Y es ahora
-confluencia extraña, transición turbadora-
cuando nos toca pasar por caja, muchas veces,
y sentir la intensidad que fluctúa y que sigue,
la tensión irresistible ,
usurera bandida de nuestros septiembres.

3 comentarios:

Manu Mara dijo...

Bellas palabras, es que septiembre es así, como una noria, verdad. Por eso es época de balances, valeriana, cigarritos de la risa, fascículos y tantas cosas para treinta y un días. Oye, haces prosa poética. Un abrazo

Herzeleid dijo...

"Y es ahora
-confluencia extraña, transición turbadora-
cuando nos toca pasar por caja".

Qué desafortunadamente cierto...

¿Qué tal fue el examen? Yo paso por caja el día 22, uf...


Un abrazo

Isra dijo...

una noria, pasar por caja...
el pan nuestro de cada día, desgraciadamente el mundo está así montado

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...