Huella


Ya que estamos debería
aprovechar y escribir una poesía
que fuese como una huella
sobre la ciudad de Granada.
Puestos a forzar
sería interesante plasmar
aventuras amorosas,
epígrafes sexuales,
momentos de la madrugada
que expresan más,
escenas de café o de sudor.
Pero mis peripecias poéticas
no tienen más superficie
que la de las sábanas
donde duermo cada noche.
La habitación es enorme.
Yo soy el mismo.
Llevo años escribiendo estos versos

Comentarios

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Aire