Mandeo arriba



"Íbamos a ir a la fiesta el 2 de agosto. Primero, en el tren especial a Betanzos, desde la estación de la Coruña, y después en barcas, río Mandeo arriba, hacia el campo de los Caneiros. Llevábamos mucho tiempo con los preparativos. Aquel viaje festivo, aquella romería en barcas entoldadas de laurel, que se balanceaban al ritmo de los acordeones, empujadas por los aires de las gaitas, era como ir al lugar soñado. Tantas vueltas y allí estaba, Libertaria. Un día como aquél valía por un año. Con un poco de suerte, ibas con las manos vacías y volvías abrazado"



Inicio del capítulo "El libro de Eliseé"

Los libros arden mal___Manuel Rivas

1 comentario:

Isra dijo...

la verdad q no he leído ningún libro de Rivas, pero sus columnas me gustan bastante, y debería leerle algo

apuntado, desde luego, este famoso Los Libros Arden Mal

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...