A veces



A veces me parece

que las horas
son como la distancia
que separa al nadador
del fondo del mar:
el abismo difuso y estremecedor
delimitado por dos puntos
de naturaleza radicalmente opuesta
Todo está contenido
en esa geometría de agua,
en ese pasillo extraterrestre
donde viven en libertad
obviedades físicas alteradas,
algas y decepciones,
alguna explosión de felicidad.

También es verdad
que éste es un vértigo cotidiano,
no tiene mucho que ver
con la percepción espantosa
con que a veces,
en cierto momento de la travesía,
nos asomamos
a la inexacta medida de los años.



3 comentarios:

vanchy dijo...

Lo bueno es que al final todo se pasa al ritmo que marcan los segundos.

Isra dijo...

ahogan las horas

Pardiez dijo...

Ya sabes lo que opino del tiempo

Aunque a veces es inevitable sentirse oprimido por su percepción cotidiana


Así que centrémonos en caminar, y no en lo que conlleva el recorrido

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...