Homeopatía


Este desasosiego frío significa
un querer más
lanzado de repente al aire,
como una catarsis de deseo insatisfecho,
como una sonda destinada al vacío
Leo y veo y pienso y escribo
para calmar la sed furiosa
Pero siempre se acaban
estos pequeños combates
contra mí mismo,
y uno termina por querer más
absurdamente perdido en la espiral
(otra más)
Parece que no tengo
mucha fuerza de voluntad
para cumplir con el reto
de ralentizar este amor
La Gran Máquina
tendrá que lentificar su asalto,
conformarse con pequeños poemas
administrados como dosis,
homeopatía de andar por casa
para poder echarte de menos
anestesiadamente
tangencialmente
pacíficamente
poéticamente


4 comentarios:

CAOS dijo...

Hay cosas que no se pueden frenar, por mucho que lo intentemos.

este me lo guardo, besos.

Vanity dijo...

Y cómo ayuda la escritura, amigo Tin. Reconozco que tras mi regreso de París mi parte más literario-festival está algo resentida, salvo cuando puedo escapar los fines de semana.

Veo que en tu caso la cosa tira hacia la escritura del desahogo amoroso, tan necesario también.
Cuando terminas un texto de este tipo algo cambia en ti, quizá sigues igual de jodido, pero la dignidad para con uno mismo se eleva, y eso ya es mucho.
Me he ido por las ramas, yo quería subir a la palmera.

Abrazo,

VD

Isra dijo...

coincido con CAOS en q hay cosas q no se pueden frenar. Y si, por algún casual, encuentras como echar de menos pacíficamente, por favor, publícalo...

Y a veces es mejor no tener fuerza de voluntad, por cierto

abrazo.

Pablo Kaliman dijo...

Tus letras en mi noche.
Tan parecido y ni te conozco.
Eres tu eres yo somos muchos con un bello corazón.
Abrazo argentino para ti.

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...