5 oct. 2010

Los ángeles de mi imperio


Como siempre

fui feliz
sin saberlo
en una ciudad
de cuatro letras


Fui rescatado
de la trampa-tentáculo
del tiempo
y allí encontré, dislocada,
la grava de otros caminos lejanos
(allí también fui joven)

Las cigüeñas
bruñían con elegancia
un cielo tapizado
de salmones

Ahora que ha pasado
el tiempo y algunos dondes
ya no me salvan los lugares
sino las personas

Vivo para ser rescatado
justo donde las oportunidades
dejan de serlo

Vivo en ciudades
donde se sigue escribiendo
la historia de un mundo roto
e imparable

Camino entre poemas y grava


Amo a los ángeles protectores de mi imperio

5 comentarios:

la chica de las biscotelas dijo...

vaya texto mas brutal...
y que brutal aveces la necesidad de ser rescatado. hay que hacerse hombre-bote-salvavidas... no queda otra.

Vanity dijo...

Afilado, muy afilado, es difícil no hacerte la pelota, Tin.

Veo que sobrevuelas el tema de la vejez, o no propiamente de la vejez, sino de dejar de ser joven. En este sentido, Houellebecq a sus 52 años, ya sabes que publica "La carte et le territoire", que según él puede ser su última novela...shit, y justamente habla de eso, del tiempo que pasa, las vidas que se acaban. Pero no saquemos el veneno del suicidio antes de tiempo.

En tu texto hay atisbos de esperanza, o por lo menos de aceptación de nuevas circunstancias. Como me comentabas hace algunas semanas, algo en el Universo Tin está cambiando, y no sabes cómo me gusta.

Un abrazo,


VD

LatitadeAlmendras dijo...

Me impresionas.

Y como dice Vanity "algo en el universo Tin está cambiando", y a mí también me gusta. (aunque sienta que sufro "efectos colaterales" que no me gustan tanto)

mua!

JORGE MASEDA dijo...

MUY BUENO
COMO SIEMPRE

Rober, hermano, este finde vá a ser Legen...(si, choooocala)dario.
ah! por cierto:
¿que cambió del universo Tin?
Siempre fué verso
y ahora ya no es "uni"
jua, jua!!
nos vemos con acento francés

Hoba W. dijo...

Todos vivimos para ser rescatados, a veces y sobretodo, de nosotros mismos..

un abrazo