El esclavo más feliz



Sin que puedas explicarlo
mi mundo se ha reducido a ti
y ahora soy el esclavo más feliz
de tu alegría.


Continúa
con el chantaje de tu risa
y recuerda
que es el silencio
nuestro enemigo.

No hay comentarios:

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...