En el coche


Conducimos,
movemos de aquí para allá
nuestros cuerpos
y nuestra mente.
 
Por el día
en ríos de arena y de sed.

Por la noche
en pistas de hielo
   bajo las estrellas.

 

No hay comentarios:

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...