Mediodía

La luz pontifica cada segundo,
cada silbido, cada instante
en que las hojas se tambalean
en los árboles.

Aprendemos a señalar
lo que nos rodea
con códigos de silencio,
brisa, ambiente, voces,
la carretera a lo lejos,
el dibujo de las montañas,
el mar...

Es mediodía, ese momento
en que no hay
ecos ni sombras
ni apenas ya mañana
a la que aferrarse.

Seguimos adelante
pendientes de los segundos
descendientes de un sol alegre.

Aprendemos la lección
de la prematura muerte
de los insectos.

No hay comentarios:

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...