Hate at supermarket


¿Quieres las siete? pregunté educadamente

Ella se calló, altivamente, se dio la vuelta y me devolvió tres con tres céntimos cara de perro menos una sonrisa.
Entonces sentí un calor, como un odio, y cinco o seis santos bajando del cielo

5 comentarios:

Julia dijo...

jejeje, algunos dias estan bañados de vinagre... no dejes que te alcance!

fag dijo...

juas
buenísimo.
las sonrisas profident de las cajeras de supermercado son para enmarcar.

un abrazo

belalugosisdead dijo...

jajajaja
muy bueno tio
es tipico
creo que a todos nos ha pasado alguna vez
y el titulo es fabuloso

Vanity dijo...

ya sabes que siempre pregunto por las armas blancas, la llegaste a usar?

Brick de garbanzos dijo...

Eso es odio at the supermarket! Pero no te dejes contagiar!! ese odio es su peso. Son un globo que para seguir volando ha de soltar lastre, si lo recojes...

Y tío! siempre le quieres dar sentido a mis textos :)

Ése en concreto es la expresión del odio hacia uno mismo. (almenos como lo expreso yo)

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...