28 dic. 2009

Música para mis oídos


Es sorprendente (y grato) toparse con un texto tan kamikace en la página de opinión de un medio plenamente integrado en el sistema. Ahí va:


"La imaginación -secuestrada por la burguesía desde el siglo XIX y aniquilada con la irrupción de la cultura de masas- ha sido privatizada. Sentimos el mismo escalofrío (con parecida intensidad) en la misma página y en la misma escena; soñamos idénticos espacios de libertad (mitos recurrentes del capitalismo) y escuchamos similares bandas sonoras de nuestras vidas. La supuesta democratización de las emociones -más personas comparten lo mismo- esconde bajo su manto de igualdad la destrucción de la inteligencia crítica.


[...]

Gracias a este luminoso meeting point, extrañamente parecido, nuestro comportamiento privado apuntala la tendencia pública dominante

[...]

la industria se presenta ya, sin máscara, como productora y difusora de sensaciones culturales perpetuas y efímeras al tiempo.

[...]

Las dinámicas redes sociales, la mirada poliédrica, la normalización de la transgresión, el nomadismo low cost y el intercambio consumista de subjetividad -dando primacía a la interpretación sensible frente al juicio argumentado- necesitan movimientos constantes en el decorado: el aburrimiento -la audiencia decae- es sinónimo de muerte

[...]

Recuérdese, a modo de ejemplo, que los recitales de los Tres Tenores fueron concebidos con el fin de "popularizar" la ópera; la muerte de Diana de Gales causó una conmoción mundial; el actual presidente de la República Francesa anunció su amor dejándose fotografiar en un territorio irreal, Eurodisney; y Belén Esteban, debido a su personalidad y descaro, se ha convertido en altavoz de un renacido patio de vecindad.

[...]

Cualidades específicas al margen, los personajes mencionados -la persona ha sucumbido ante la proyección de la imagen- han interpretado todos, en algún momento de su performance, el mismo papel.

[...]

La soledad, columna imprescindible de la reflexión, es contraria al impulso del capitalismo cultural. Edward Said se preguntaba, en Representaciones del intelectual, qué rumbo tomaría una sociedad que hubiera perdido el sentido crítico. Ahora lo intuimos."


El silencio en el capitalismo cultural___Manuel Fernández Cuesta

Artículo completo

3 comentarios:

jordim dijo...

muy interesante articulo, Y qué grandes eran los tres tenores..

CAÓTICA dijo...

Quizá sea cierto, pero yo me niego a que sea así...la imaginación y la creatividad deben ser salvajes, intuitivas, y no deben ser acotadas por la sociedad, ni por la cultura de masas. Yo me niego, y lucho. Y me da igual si a los demás no les gusta "mi arte", si no se emocionan, si no lo compran...quizá será por eso que no vendo nada, y tengo un curro de mierda. Pero aún así, la satisfacción de haber hecho algo,aunque sea sólo para mí, eso no me lo puede quitar nadie, eso debe ser la libertad.

Saludos

´´Saray´´ dijo...

Muy interesante este artículo; sino me hubiese topado con tu blog ahora mismo nunca lo hubiera leído y eso que me paso por El País cada mañana, entre otros periódicos.
Ojalá hubiesen abierto espacio para comentarios a ver qué pensaban los lectores sobre esto. Cada vez hay menos debates en esta sociedad española sobre los temas que realmente nos afectan :(
¡Un saludo!