Road trip (II)


No hay nada más allá

Los últimos depósitos yacen olvidados entre los hierbajos del camino

La más viva representación del desastre y la decadencia

Depósitos sin utilidad, mucho antes del aeropuerto desvencijado en mitad de la nada

El atardecer castiga, imprime un baño de naranja sobre el coche destartalado

Los postes de luz, sin línea, trazan una paralela interminable predefinida por el caracter terco e infinto de la carretera.

Nos detenemos para estudiar obstáculos y llorar, respiramos desolación en el paisaje apocalíptico, turbador

Inmisericorde


Audio: Orion´s belt___Madee


1 comentario:

Vanity dijo...

Desolador, espléndido. De entre la decadencia nos queda el placer y el orgullo de poetizarla, como bien haces.

La cabecera está en su fase final de desarrollo... (mi colega se está columpiando!)

un abrazo

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...