La lucha por la memoria


A nuestra patria atávica
pertenezco, y a ella le debo
un fortín, un arco y muchas flechas.
Uso puños, versos y costuras.
Sé ser bufón además de guerrero,
y ser todos además de yo.
Contra mí también peleo
y contra los que amo
y contra los que apenas cruzan
la pasarela al horror ni
a lo excelso.
Ahora es ya y no hay dolor
ni balas sin memoria
que hagan impermeable
esta trinchera.






No hay comentarios:

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...