Un final





Desde un pedestal
me asomé por casualidad
a un olvido de papel.
Como Bretodeau
más y más pequeño me hice,
y me acarició un final,
y lloré...



Comentarios

Entradas populares de este blog

La mirada que no cesa

El sabor de la manzana

En cada sonrisa