Silencio revolucionario


Esas tiras de luz
son la veladura de la tarde
patinando sobre este cielo,
quizás desde el cielo particular
de la ciudad donde vives.

La luz que envías
se recibe en este Oeste
como el derrape de un rio
cuya presa ha estallado
de golpe en las montañas.

Los árboles desnudos del parque
no pueden ser otra cosa que iconos
de una revolución tenue
amparada por el silencio.

Dime, a qué hora oscurecen
los campanarios en tus oidos,
cuándo levantarás tus ojos del libro
para que tu pensamiento 
se desmaye de nuevo sobre mí.
 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Fyrmado

Roberto Tega dijo...

¿O conforme?

Anónimo dijo...

Conforme cuando se cumpla

Jorge Maseda dijo...

La segunda y cuarta estrofa, un deleite para la vista. Gracias por tus visitas, tiene que haber quedada pronto.

George McFly.

Jorge Maseda dijo...

Por cierto, espero haber solucionado lo del RSS del Blog, en unas horas (en teoría) tendría que aparecerte mi actualización de entrada. Gracias por el aviso :-D

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...