Tu espacio





He colonizado este espacio
y hasta tus espejos me pertenecen.
Solo, acaso con un par de gatos
que me merodean desconfiados, vivo
perplejo entre tus objetos: la cama
dura como un tocino de cielo,
dos rosas resecas, calcetines, tangas,
libros y el pequeño cactus bicéfalo
que casi hemos dejado morir
sobre la estantería.


Tu recuerdo aplasta las paredes.
El espejo nos lanza juntos,
jugando a ser inmortales
cuando tantas veces
sobrevolamos las sábanas
y las horas.


Ahora, cada vez más,
pienso que siempre hemos muerto
como héroes arrebatados por el deseo,
como rocas, como lo inmutable,
haciendo del mundo
un lugar pequeño
limpio
           perfecto.



Comentarios

CAOS ha dicho que…
buff,

maravilla.

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Bob y yo