Hasta el dolor


Es madrugada.
Intento recordar lo último realmente bello que captaron mis sentidos para poder manifestarlo y hacer de ello algo más que un mero acontecimiento fugaz. Lo cierto es que no tengo mucho de donde escoger, la vida transcurre como una hora de Satantango en los medios digitales y en las televisiones (ni en los campos, ni en las playas, ni en las cuevas), una hora en la que todo pasa sin pasar nada y toda destrucción nunca tiene, ni siquiera por casualidad, el apellido creadora. En ese holocausto del tedio aparecen y desaparecen momentos que son como fotogramas subliminales si no fuera porque su significado se dispersa con celeridad dejando al raciocinio en calzoncillos. Pues eso, que en otras circunstancias me parecería perfecto recurrir al dolor para sentir que aún hay vida bajo mi cuerpo y actividad racional dentro de mi cerebro, pero hoy en día casi todo me parece artificial y falso. Hasta el dolor y el hecho de negarme a recurrir a él.
Hasta esta isla flotante llena de monos.
Matrix necesita un formateo.
Pero ya.


Foto escogida por Latita (http://latitadealmendras.blogspot.com/) sin previa lectura del texto. Fuente: http://bendmeover.tumblr.com


5 comentarios:

LatitadeAlmendras dijo...

ya te lo he dicho, me gusta el principio. hasta donde dices que no tienes mucho de donde escoger. seguro que si tienes mucho de donde escoger, no hay que buscar grandes cosas...no se.

recurre al placer, mejor que al dolor.

gracias por hacerme participe de esto tuyo. me encanta.

un beso, y a soñar bonito! ;)

polaroidgirl dijo...

estoy contigo. Yo hay días que me siento paralizada al tener pensamientos parecidos.

Anónimo dijo...

Viste al raciocinio que te va a coger frio

ains

Muak

Isra dijo...

como dice latita, busca el placer, aunq cueste encontrarlo...
y si, un formateo no vendría mal, pq ponerse a eliminar archivos dañados sería misión imposible

saludos!

Neuroscopetrix dijo...

Tin. A eso tendrías que responder tú. No yo.
Un saludo.

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...