Primavera, río


Ya conviven los colores
en la curva del río.

Hace frío, la mañana
es implacable con los débiles.

El cauce arrastra un bloque denso
de niebla, una traída de montañas.

A la vuelta del muro,
el mar parece un corzo herido,
un quejido, algo quieto
que estalla.


No hay comentarios:

Cállate

En la tremenda cháchara el silencio consiguiente bastará para callarnos. Sabremos a quien respetar cuando la mirada común caiga sobr...