El beso impar que pudo ser dos (o viceversa...)


Me baso en un beso

O dos
Un vestido rojo (memorable)
Y unas palabras nonatas que no sabremos
si tal vez hubieran llegado a atenuar
mi despavorida huida de la realidad
Te dije bésame, aprovecha el dry martini de mi aliento (ironía)
Te dije deja ese postmundo
en el que nunca estuve (ira)
Te propuse, a modo introductorio,
pequeños aforismos románticos
envueltos en códigos secretos
que sólo tú y yo conocemos (paréntesis en venta)

Ok, todo es mentira a varios niveles
excepto el beso impar, el vestido rojo
y la menopea (sic)
Ya puedes dejar de preocuparte por lo que no sucedió

Comentarios

Julia ha dicho que…
el viceversa sería... los dos impares que pudieron ser un beso?

hay que tener cuidado con los vestidos memorables amigo. pues si algo tienen, es la capacidad de embestir a traves de la memoria y el tiempo.

pd. por cierto, "capacidad" es curioso.. me hace pensar en la función de las capas decimonónicas, que hasta debieron ser prohibidas por orden real para evitar que los malhechores se escondieran bajo ellas, y se multiplicaran por 1000 sus poderes de super-villanos, para evitar que tuvieran tanta CAPACIDAD (gracias a su capa) de delinquir. (¿no se me ha ido la pinza, verdad? tiene sentido, verdad?)
LatitadeAlmendras ha dicho que…
Me gusta.
Y me gusta lo de "beso impar".

Menopea?

También me gustan los códigos secretos.
¿y todo lo que si sucedió? eh? y por lo que quisiste que sucediera?

un beso
Ermo ha dicho que…
me encanta la última frase... se me ocurren tantos epílogos a partir de ella!
Manuela ha dicho que…
Ya puedes dejar de preocuparte por lo que no sucedió...
profundo, flashero

me gusto mucho!

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Bob y yo