Causalidad (metáfora a lo kubrick de la acción, culpa, la libertad...)


Pensad que nuestra vida fuera un tren con todos sus vagones y que cada uno de nosotros fuera el maquinista de ese artefacto personal del que, en principio, somos responsables. Detrás irían todas nuestras causas: las razones, situaciones y personas que en conjunto han hecho que estemos liderando este tren, que seamos. Ahora una tragedia: si el tren descarrila por un fallo humano (es decir, por culpa del maquinista, o sea tú) ¿quién tiene la culpa del desastre y cuál es su grado de culpabilidad?

El maquinista, ser curioso por naturaleza, se apearía dolorido y comenzaría a recorrer ordenadamente todos los vagones en busca de la causa originariamente culpable del desastre.

Llegar en vida (y contarlo) hasta la cola del tren y descubrir y dar sentido a esa sucesión es uno de los grandes retos de ese maquinista al que llamamos hombre.

Comentarios

la chica de las biscotelas ha dicho que…
totalmente de acuerdo. Hay una entrada en amueblando la espera que le va al dedo...

http://amueblandolaespera.blogspot.com/2010/05/pequena-flexion-en-clave-de-re-las.html
LatitadeAlmendras ha dicho que…
llegar al último vagón, sano y salvo, física y mentalmente...qué difícil!
Isra ha dicho que…
pero... hay último vagón?
buena metáfora

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Aire