25 feb. 2010

Ensamblao


El engranaje supone que el trabajador explotado (aunque él/ella piense que no lo está) salga del trabajo y dé continuidad al orden capitalista reproduciendo los mismos patrones de consumo que sostienen el sistema. La pescadilla se muerde la cola cuando alguien sale hasta las pelotas de currar y se mete en un centro comercial a seguir dando de comer al jefe del jefe de su jefe.


3 comentarios:

indigo dijo...

OK, Tin, cuánto de lo que hacemos los humanos carece de sentido.
Un abrazo

CAÓTICA dijo...

tienes toda la razón, y además, son los peores clientes, los que más protestan, los que más exigen y los que tienen peor educación...lo peor de lo peor...

saludos

jordim dijo...

y pobre de ti como actúes de otra manera..