3 feb. 2010

Stronger


Los que no queremos a Dios,

desde que Dios no quiere a nadie,
llegamos al campo, temprano,
a Rumay, junto a Melipilla,
y nos pensamos lentamente,
nos rechazamos con fervor,
con paciencia nos desunimos
y nos juntamos otra vez
para seguir siendo los mismos


Fragmento de La Soledad___Pablo Neruda

3 comentarios:

LatitadeAlmendras dijo...

ay, guapi, se me han saltado las lágrimas

d Troya dijo...

Y aun no puedo entender, como siguen queriendo a Dios, a cualquiera, con lo mal que hace su trabajo o lo que le gusta putear.

indigo dijo...

Precioso, no lo conocía. Cuando era joven me gustaba Neruda; ahora debo retomarlo.

Gracias por tu comentario generoso y un abrazo; tu blog también es grande.