Prosa mañanera y tontorrona


Las rendijas de luz se cuelan en la penumbra, avanzan a velocidad de amanecer hasta que siento el calor del astro naciendo en los párpados. Y me despierto, y me quedo extrañamente suspendido en el recuerdo y hasta el recuerdo mismo me parece ajeno. El tiempo, el viento, las playas donde flotaba tu pelo. Supongo que éramos extraños entretenidos en el dolor y en el mar, que no hicimos caso de las señales que dibujamos con inocencia en la repetición de los días y las noches. Ahora sólo tenemos la erosión del tiempo, las partículas que se difuminan y que apenas llegamos a vislumbrar desde el compartimento estanco de nuestras vidas.

Comentarios

Julia ha dicho que…
cómo te gustan las luces chaval...!
jejeje
besos
Elisa ha dicho que…
Sabes lo que hubo...y sabes lo que hay...pero quién sabe lo que traerá el viento del futuro?

Muy lindo, gracias!
besitos
Isra ha dicho que…
pq la playa es tan hijaputa? pq siempre juega esa clase de pasadas q luego hacen q sufras de esa manera?
en fin, las historias se repiten, no?

q te siga gustando jugar con la luz:)

saludos!
Verònica ha dicho que…
bueno de tontorrona no le ecnuentro nada a tu prosa mañanera.. me gustò la expresiòn acerca del tiempo como erosiòn.. y si, a veces es eso tan solo lo que queda alli donde caben los recuerdos de lo que no ha de volver...
"al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver".. lo cantò Sabina y yo se lo creì.. un beso, Vero.
Ave Mundi Luminar ha dicho que…
Lo tontorrón sería no poder apreciar (de vez en cuando) que hay momentos que están llenos de todo lo que hace falta...
fag ha dicho que…
uh, lo de "compartimento estanco" me ha gustado realmente.

abrazos troN

Entradas populares de este blog

El sabor de la manzana

Bob y yo