Su ciedad y yo


No sabría etiquetar
de hambruna, ira contenida o simple tristeza
esta indefinición que me conmueve
y me asola como un dar vueltas y vueltas
(Y vueltas)
en el mar revuelto
proyectado en una cama
de la noche insomne y trágica

Busco y nombro cargos
responsables de este mal latente y perspectivo
Que nunca toman formas afines
Que trabajan a turnos en madrugadas y ciertas tardes
Que gozan de apogeo en las vísperas de lo contemporáneo

Vamos a culpar a las moléculas
O al tiempo prostituido
O a la divina intervención de los heroes intangibles
que juegan a ser hilos de los mitos
de la mentira

5 comentarios:

fag dijo...

:o

Q U É
H I J O P U T A.

QUÉ CABRONAZO.

lo mejor que has escrito.
creo que te lo he dicho 2384928492 veces ya, pero me has dejado FLIPANDO.

LatitadeAlmendras dijo...

guaauuu!!!
EXQUISITO

un beso

Isra dijo...

a veces sobra comentar
tú sólo te comentas tío
grande!

perdida en lo irreal dijo...

sin palabras...

Francisco Javier Torres dijo...

Correspondo a tu visita, apreciado/¿a? Tin. Una cosa quería comentarte, por curiosidad: veo que pones la cartela de la película Elephant, de Gus Van Sant, en tu imagen, ¿qué te atrae de esa película?

Permanencia

Es denso el desánimo respirado a bocanadas de madera negra, como la atmósfera febril de nuestro planeta, el pesado mirar hacia el horiz...